ISO 14.001: En busca del equilibrio



En este fin de siglo que nos toca vivir asistimos a una de las mayores transformaciones acontecidas en la conciencia de los habitantes de nuestra cada vez más pequeña “aldea global”. Desde la revolución industrial iniciada en la Inglaterra del siglo XIX, no se experimentaba un cambio tan radical y generalizado de la opinión de los consumidores acerca de lo que compran o consumen: nos estamos refiriendo a la defensa del medio ambiente. Día a día comprobamos que el respeto por la naturaleza demostrado por algunas empresas determina la decisión de los consumidores al momento de elegir los bienes componentes de su canasta, los productos que consumen a diario.


¿Por que quedar entonces fuera de un proceso de cambio tan importante, resignando la oportunidad de ayudarles y ayudarnos a nosotros mismos, como empresa y como habitantes de este hermoso “tercer planeta”?


El proyecto de Calidad Ambiental, tal como está definido y reglamentado en la Norma ISO 14.0001, nos ayuda a instaurar en nuestras organizaciones un sistema de mejora continua (indispensable) para certificar ante organismos acreditadores que estamos efectivamente contribuyendo a luchar contra la degradación, continua e incesante, de nuestro medio.


Los beneficios son muchos:


 La continuidad de una actividad que refuerce nuestra estructura interna.

 El establecimiento definitivo de una cultura organizacional orientada a la Calidad.

 Y una mayor respuesta de los mercados, del interior y del exterior,
   a los que la empresa puede o podrá acceder.


¿Como se certifica ISO 14001?


Antes de responder esta pregunta debemos definir un concepto: el de Impacto ambiental. El Impacto ambiental es el resultado de una acción que modifique negativamente el medioambiente en cualquier forma, y que venga ligada a la actividad humana. Como podremos entender, las actividades económicas de las empresas, que involucren procesos de transformación, pueden dar como resultado este tipo de impactos.


Una vez que tenemos identificados este tipo de impactos en nuestras operaciones, debemos determinar su riesgo, que depende tanto de la probabilidad de ocurrencia, como con su criticidad o frecuencia potencial. De la mitigación o eliminación de estos riesgos se nutre la mejora ambiental, y es eso justamente lo que debemos comprobar a fin de obtener la certificación ISO 14001.


Por favor, sírvase dirigir sus consultas a info@grupocrescent.com.ar
o por intermedio del formulario de consulta de éste, nuestro sitio web.